jueves, 27 de junio de 2013

9. If only you saw what I can see.

- Adiós Louis, que tengo que alcanzar a Harry - dijo Alex dándole un beso en la mejilla al chico castaño que iba a su lado.

- Adiós Alexander - se despidió él.

- Oh, cállate Louisa.


Le dedicó una sonrisa después echó a correr calle abajo, viendo a bastantes metros la figura de un chico andando a paso rápido, cuyo pelo se podía distinguir claramente. 


- Bueno, ¿a ti qué te pasa? - le preguntó ella medio jadeando tras ponerse a su lado. Harry no contestó, ni si quiera la miró, solo aligeró el paso. - Gilipollas... - susurró.

- ¡Te he oído! - gritó él a dos metros. Alex volvió a correr hasta ponerse a su altura.

- Ahora sí que hablas, ¿no? - Harry resopló.

- Déjame en paz.

- ¿Pero qué te he hecho ahora?

- Nada.

- Eres muy raro, ¿sabes?

- Me la pela. - Alex bufó. Ya habían llegado a su casa. Harry sacó las llaves y entró.

- Ya veo que estás en este plan. No hay quien te soporte.


Alex le adelantó y se fue a su cuarto, no sin antes saludar a Sophie y a los prometidos, que hacían la comida. Entró en su habitación y cerró la puerta, procurando no dar un portazo. Se quitó la ropa y se puso algo cómodo, después, tras mirar sin muchas ganas el movimiento en Twitter, se acostó en su cama derrumbada, donde se quedó dormida.


(...)


Liam vaciló un poco antes de entrar en la casa de Victoria. Espera, espera, espera. ¿Todo esto está pasando de verdad? ¿Victoria y él?
Bueno, y las verdaderas preguntas son: ¿desde cuando por una chica se había puesto tan de malhumor con sus amigos? ¿Y desde cuando él se mueve hacia la casa de esa chica simplemente por un simple perdón?
Ni él mismo se reconocía.

Ambos dejaron atrás el recibidor y llegaron al salón. Si la situación fuese distinta, Liam se habría fijado en la gran foto en blanco y negro que descansaba sobre el sofá gris, en la que Victoria salía de pequeña en la playa, con una flor blanca en la oreja. También se habría fijado en la gran tele que destacaba en aquella sala. Se habría fijado en muchas cosas, pero el no podía apartar los ojos de Victoria, que se movía con delicadeza con aquella simple toalla.

Ella se dio la vuelta pillando desprevenido al chico, justo cuando hacía el repaso número mil a su deslumbrante cuerpo. La joven sonrió notando aquello.


- Bueno, yo me tengo que ir a cambiar, porque como entenderás... No es adecuado comer así - Victoria soltó una pequeña risa - Hay de comer lasaña, espero que te guste.

- S...Si, me encanta - la chica volvió a sonreír.

- Pues solo hay que calentarla. Dos minutos, en el microondas. 

- Vale, perfecto.


Victoria se giró y comenzó a andar hacia las escaleras, pero de repente se paró volteándose.


- Dios, soy imbécil - dijo - Tengo que decirte donde está la cocina - Liam asintió bajando la cabeza y sonrojándose un poco. 'Qué mono' pensó Victoria. Después le llevó hacia la puerta blanca de la derecha. La empujó y se mostró delante de ellos una cocina, en la que predominaba el color naranja, contrastando con unas encimeras y electrodomésticos de color oscuro casi negro.  - El microondas está a la derecha.

- Gracias - dijo Liam con timidez, frotándose las manos. Victoria sabía que él estaba así por ella. Muchas veces le había pasado lo mismo con otros chicos, que se ponían igual por la simple presencia de ella. La chica se acercó a él y le dio un suave beso en la mejilla, haciendo enloquecer a Liam.

- Ahora vuelvo - dijo con una sonrisa.


Liam estaba que ni se lo creía. Uf, que sulfuración. Se volvió a frotar las manos, que le sudaban. Después, cogió la fuente con la lasaña que estaba sobre la encimera, y la metió en el gran microondas. 
Seleccionó el tiempo y esperó. Cuando acabó, sacó las cosas de aquella máquina, y la puso de nuevo sobre la encimera. 
Miró hacia todos los lados, pensando dónde podrían estar los platos. Abrió un armario, pero encontró los vasos. Esto no le vino tan mal, pues también los necesitaba. Salió de la cocina con dos de ellos en la mano y lo puso en la gran mesa de comedor que había en el gran salón, más cerca de la puerta de la cocina. Volvió a entrar ahí y buscó de nuevo los platos, hasta encontrarlos. Así hizo también con los cubiertos y las servilletas, hasta que tuvo la mesa montada, con la lasaña incluida.
Se sentó en una silla a esperar, esperar a que Victoria bajase.
Y no se hizo de rogar mucho, ya que la chica bajó al cabo de un minuto, con una camiseta blanca un poco ancha y unos cortos pantalones grises de Hollister.


- ¿He tardado mucho?

- No...No. - respondió él atónito.

- Bien. - miró la mesa - Gracias - dijo.


Después se sentó en la mesa y comenzaron a comer, en silencio, ya que no sabían de que hablar.
'Vamos Liam, que está frente a ti' pensó el chico. Se armó de valor y abrió la boca para decir algo.


- Y.... ¿Dónde están tus padres?

- En el trabajo. Pocas veces están en casa. Pero bueno, no importa demasiado. Aunque no quiero hablar de mi. Hablemos de ti, quiero conocerte - a Liam le dio un vuelco el corazón.

- Pues no hay mucho que saber. Me llamo Liam James Payne...

- James - le interrumpió. - Me gusta. -  Liam sonrió.

- Entoy en el último año del instituto... Em... No sé... Nací en Wolverhampton, pero vine a ese sitio con un año... Tengo dos hermanas mayores... Y no más.

- Vaya, con eso me desvelas todos tus secretos íntimos - ambos sonrieron - ¿Algo más que deba saber?

- Me gusta Batman - dijo Liam con seriedad, aunque no sonó de tal modo. Victoria soltó una carcajada.

- ¿Batman? - Liam asintió - Es raro, te tomaba más por un chico de gustos no sé, más política y economía que superheroes.

- Bueno, en el fondo no parezco tan serio... Tengo mi lado... Por decirlo así... Salvaje - Victoria sacó una sonrisa ladina.

- Si te sirve de consuelo, a mi también me gusta Batman. - Liam puso cara de sorprendido, aunque él ya sabía que a ella le gustaba Batman.

- Pues pareces más una chica buena e inocente, enamorada de las películas bonitas y tal. - mintió.

- Se ve que aún no me conoces. Y una cosa; viviendo tan cerca, ¿como es que aún no nos habíamos visto? - Liam se quedó unos segundos callado. ¿Se lo decía o no?

- Eh... Pues no sé.

- Y mira que alguien como tú es difícil de olvidar. - el chico agachó la cabeza sonrojado. Si ella supiera... - Pero tu cara me sigue sonando mucho.

- Bueno, chico castaño con ojos marrones. - hizo una mueca - Como yo hay muchos.

- No, como tu no hay nadie. - Liam se atragantó con el agua que estaba bebiendo.

- Em bueno... - quiso cambiar de tema - Yo estoy lleno.

- Nenaza - Victoria sonrió, se puso de pie y retiró los platos. Liam también se levantó con intención de ayudarla - Ay no, déjame a mí.


Liam dejó lo que estaba haciendo y permitió que fuese Victoria la que retirase las cosas. Después ella se metió en la cocina. Él se dio la vuelta, quedando frente a los sofás, y entonces estudió detenidamente la gran fotografía en blanco y negro que había. Ella no había cambiado nada, ni desde que era pequeña ni desde hace nueve meses, cuando él la conoció.
Seguía observando la foto, mirando cada detalle, cuando de repente sintió como alguien se subía bruscamente a su espalda. Era Victoria, que parece que en ese momento había decidido subirse a caballito sobre él.


- Joder, que susto. - dijo él.

- No se dicen palabrotas  - Liam puso los ojos en blanco.

- ¿Y cómo es que te has subido a mi espalda?

- Pues te vi ahí dado la vuelta, con esa espalda tan ancha y fornida - el chico se ruborizó - y me dio el subidón de ir ahí y subirme. Como cuando te apetece mucho pegar a alguien sin razón y le pegas.

- Yo no voy pegando a la gente por ahí sin razón, ni aunque me apetezca.

- Oh vaya, se me olvidó que eres un chico serio e inocente.

- Vaya... Creo que ahora si que me está apeteciendo pegar a alguien... - entonces Victoria, como escarmiento por esto, se acercó al cuello de Liam y le mordió - ¡Ah! - se quejó este.

- Recuerda siempre que soy más peligrosa que tu - Liam sonrió - Bueno, ¿me piensas bajar o qué?

- Me da que no. Por morderme.

- Venga, que era broma.

- Mmm... No. Es más... - Liam anduvo hasta el sofá, y se dejó caer en él, haciendo que Victoria quedase debajo, siendo aplastada por Liam

- ¡Liam! - gritó ella respirando con dificultad- ¡No tengo aire! ¡Levántate, levántate, que no respiro!


El chico se puso de pie super rápido, asustado por si a Victoria le había pasado algo. Si es así, Liam se moriría, pues habría sido todo su culpa, pero de repente una risa le interrumpió.


- ¡Te lo has creído! - dijo ella animada.

- Eres mala, ¿lo sabes?

- Así vivo bien.


Entonces la chica, como si fuese un impulso, se puso de rodillas en el sofá, y cogió los bordes del cuello de la camiseta de Liam. Tiró hacia abajo fuerte, haciendo que Liam, despistado por el comportamiento de la chica, cayese encima de ella en el sofá. Pero ahí no acabó la cosa, pues cuando el chico ya despertó de su nube, agarró a Victoria de la cintura y rodó por el sofá, haciendo que finalmente los dos acabasen en el suelo, ella debajo de él.
Liam se empezó a poner nervioso por la situación. Ella... Él... Tumbados uno encima del otro... Tan cerca... Le sería tan fácil besarla, recordar viejos tiempos, disfrutar como aquella vez...
Pero todo esto hizo que se acordara de que ella no sabía que se conocían. Ella no recordaba quien era Liam... Y eso, quisiera o no, hacía que las cosas fuesen distintas.

Victoria también notó la cercanía, pero con pensamientos distintos a los que tenía Liam. Casi de forma involuntaria, desvió la mirada hacia los labios del chico, que descansaban ligeramente - y provocativamente - entreabiertos.
Si hubiese sido otro chico, ya le habría devorado la boca, le hubiese subido a su cuarto y haber hecho cosas de mayores, incluso sin subirle a su cuarto, sino ahí mismo, en el sofá. 
Pero con Liam... Con él no podía. En ese momento sentía que no debía comportarse como una guarra con él.


- Eh... Liam - dijo ella para cortar el raro silencio que había dominado la sala - Me estás aplastando... Em... Los asuntos.

-  ¡Oh, sí, lo siento! - él enrojeció y se levantó, un poco confundido por todo lo que había pasado. No solo en ese momento, sino en todo el día. Hoy había sido todo una montaña rusa. Miró su reloj - Em... Yo creo que me debería ir yendo.

- Claro, te acompaño a la puerta.


Victoria también se puso en pie, y ella y él fueron a la puerta. Ella también estaba un poco rallada por todo eso. 
'La regla' pensó.


- Bueno, muchas gracias por todo, por la comida y tal - dijo Liam cuando ya habían llegado ahí y habían abierto la puerta.

- Gracias a ti por venir y por disculparte y tal. Ha sido un bonito detalle.


Ambos se miraron sin saber que decir. ¿Y ahora qué? ¿Dos besos? ¿Un hasta luego?
Además, Victoria no sabía por qué, pero no le apetecía que el chico se fuese. Simplemente... No quería.


- Eh... - dijo ella - ¿Mañana haces algo? - Liam sacó una sonrisa ladina.

- No, ¿por? ¿Pretendes tener una cita conmigo?

- No sería una cita - corrigió - Sería una quedada de dos personas.

- Mmm... Yo eso lo interpreto como una cita.

- Bueno, que si quieres quedar conmigo, ¿sí o no? - se estaba poniendo nerviosa. Normalmente era ella la que jugaba, no él. Liam sonrió.

- Me encantaría. 

- Mmm... ¿Peli en mi casa?

- Perfecto.

- ¡Oh ya sé! ¿Te gusta Toy Story? - él abrió mucho los ojos.

- ¿Estás de coña? ¡Es mi peli de dibujos favorita! - ella sonrió enormemente.

- ¡La mía también! - en ese momento Liam se estaba muriendo de ternura. Le encantaba la faceta infantil de ella. - Mira, mañana nos hacemos maratón de Toy Story, ¿te parece bien?

- Más que bien - el silencio volvió a hacerse presente, pero entonces Liam, con más confianza, se acercó a ella y le pasó una mano por la cintura, la acercó a él y la dio un beso en la mejilla, haciendo que Victoria se ruborizase. - Entonces te veo mañana.

- S...Sí... - Liam se dio la vuelta y comenzó a andar. - ¡Oye! - dijo ella - ¡No tengo tu número!

- Mmm.... tendrás que ganártelo - dijo Liam burlón.

- ¿Desde cuando se ha visto que el chico tenga que ser el misterioso, en vez de la chica? - Liam sonrió.

- Es parte de mi actitud de salvaje. - Victoria sonrió irónica - Mañana estaré aquí a las cuatro, ¿vale? - ella asintió. Liam levantó la mano y se volvió a despedir. Siguió su camino, bajo la atenta mirada de Victoria, que no se metió en su casa hasta que Liam desapareció al doblar la esquina.



(...)



- ¡Alex! 


La chica abrió los ojos y se encontró co otros muy verdes mirándola.


- ¿Que quieres, Soph? - preguntó.

- La comida está lista.

- Vale, ahora bajo.


Ella se puso en pie, y junto con la pequeña, bajó las escaleras. Llegó al comedor y vio que todos estaban sentados y que... Genial, le tocaba en frente de Harry. Se sentó y ni siquiera le dirigió una mirada. 
Empezaron todos a comer y llegó la lluvia de preguntas sobre el primer día de clase. Alex fue la que más habló, omitiendo detalles como los de Cecilia, o lo de Zayn. Harry casi no hablaba, y si lo hacía respondía solo con monosílabos. Estaba raro, sin ganas. Pero eso, a Alex, le daba igual.



Y así pasó el resto del día. Alex sudó de Harry completamente y se encerró en su cuarto. Habló con su prima, quien le contó todo lo de Liam.
Alex se quedó un poco sorprendida cuando le dijo lo de que mañana iban a quedar.
¿Desde cuándo Victoria se comportaba así?

Después estuvo con el ordenador, viendo Crónicas Vampíricas, y como le sobraba tiempo y no tenía nada que hacer, decidió ponerse a ver a su amigo Harry Potter, en la película de 'El Caliz de Fuego'.
Y esa fue su tarde.
Pero como pasa cada día, después viene la noche.
Que tampoco fue algo anormal, simplemente una cena, evitar a Harry y mirar como Sophie hablaba sobre cosas de su colegio. 

Finalmente llegó la hora de dormir.
Alex estaba en su cama, y normalmente se hubiese dormido rápido. Pero aquella noche no.
Solo daba vueltas y vueltas en la cama. Ni la música había funcionado.
¿Qué la pasaba?

Se sentó sobre el colchón y se hizo una coleta. Un pensamiento se le pasó por la cabeza.
¿Culpabilidad?
Ni de coña.
¿Culpabilidad porque ahora Harry estaba desanimado?
¡Pero bueno! ¡Si ella no había hecho nada!

Se volvió a tumbar en la cama, pero nada de nada. Seguía sin dormirse, y lo peor es que ahora no podía dejar de pensar en Harry. 
Puta mierda. ¿Por qué no se iba de su cabeza?

Ya cansada de todo esto, Alex se puso en pie y salió de su cuarto, hasta presentarse frente a la puerta del chico del pelo rizado.

'No sé por qué estoy haciendo esto...' pensó.

Abrió con suavidad la puerta y entró en el cuarto.


- Harry... - le llamó. Silencio - Harry... - silencio - Harry... ¿Estás despierto?

- Sí... - dijo él de repente con una voz ronca. Una sonrisa se formó en la cara de Alex.

- Em... He tenido un pesadilla - improvisó.

- Uf... - oyó suspirar a Harry - Venga, ven aquí. 


Alex anduvo satisfecha hasta donde estaba la cama y se tumbó en ella, a escasos centímetros de Harry.
Él chico estaba de espaldas a ella, pero lo que más destacaba era el silencio que se había formado entre ambos.


- No tengo ni quiero nada con Zayn - dijo ella de repente, a la vez que se ponía de costado, mirando la espalda de Harry. Nadie contestó - Sabía cómo era él por lo que me habíais contado, y le dejé claras mis intenciones. Le dije que si solo pretendía tener una amistad conmigo, estaría encantada de que así fuera. Y ya está. - de nuevo nadie contestó. Alex temía que Harry se hubiese dormido. - Pero lo que no entiendo es tu reacción... Ni si quiera me dejaste explicarme... - el silencio seguía. Alex suspiró y entonces pensó que había sido una mala idea haber ido a su cuarto. Pero entonces notó como el colchón se hundía y Harry se quedaba frente a ella, también apoyado en el costado.

- No quería que te hiciera daño. Simplemente eso.


Alex se quedó mirándole. Incluso en la oscuridad sus ojos brillaban más que nunca, y ese brillo... Tenía algo especial. A Alex le encantaba.
Y entonces la chica sintió el impulso de pegarse más a él, y apoyar su cabeza en su pecho, acomodándose.
Harry se quedó un poco sorprendido al principio. Pero observó como estaba ella... Pegada a él... Con los ojos cerrados... Parecía tan dulce...

Finalmente el chico pasó un bazo por la cintura de Alex, estrechándola a él, abrazándola.

Y entonces así, ambos se quedaron dormidos, sabiendo que ese momento había sido distinto a los que habían vivido los anteriores días.




16 comentarios:

  1. Joder Lidia, te estas pasando ehhhhh. Te quiero, te quiero, te quieroooo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJJAJA Y yo a ti anónimooo ajajajajaj

      Eliminar
  2. Aiiins con el final he muerto. Qe monos Harry y Alex.
    Y cariño mio de mi amor hermoso...cuanfo vas a decir lo qe pasa entre Liam y Victoria??? Qe siempre dices qe ella no se acerrda, qe no es capaz de decirselo...decirle el Qe?? Qe se acostaron hace tiempo y ella no se acuerda?? Es eso verdad?? Di qe si porq eme estoy volvienso loca ajajjaja
    Mucho besitoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAJ Pues aun falta para que se desvele todo jajajajaj
      Mmmmm no, no es verdaad
      Besoooos

      Eliminar
  3. Joliness q boniito :') me encanta en serio lidia a ver si subes pronto q la espera se me hace eterna jajaja :) un besiito ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajajaja intentaré subir cuanto antes posible
      un besoooo

      Eliminar
  4. EL. PUTO. FINAL. JODER. LIDIA.
    DIOS. QUE PERFECTO ASDFGHJKLÑ
    Y Liam que mono? Ais dios.
    Sabes que necesito ya el siguiente,no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjaja yaa es super monooo
      intentaré subir cuanto antees

      Eliminar
  5. Lidiiaaaaaaaaaaa
    Diosdiosdios, me ha encantado el capítulo, creo que hasta ahora el mejor, me han encantado las dos partes, la de Victoria y Liam y la última ha sido preciosa <3
    Gracias por escribir
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajajaj yaa, este capitulo es especialmente bonito ajajajaj
      Gracias a ti por leer:)
      Besooos

      Eliminar
  6. Joder....que bonito final...:,) que me los como a los dos...jajajajaja
    Y Liam y victoria...que monos por dios, los mismo gustos y todo jajajaja
    Que paso entre ellos? Aver si lo dices porque nos tienes en ascuas ehh
    Un besitoo de Marii:))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLAAAA MARIIII
      Ya tiaaa Lictoria son mazo monoooos
      Mmmmmm ya se sabraaa
      Un besoooo

      Eliminar
  7. Lidia!!! Me ha encantado y el final....super cuquii!! Sube prontooo, me avisas cuando subas el proximo?? Mi twitter es @_maria_98 graciaaaas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajajajajaj me alegrooo
      intentare subir hoy o mañanaa
      siii, yo te avisooo
      un besooo:)

      Eliminar
  8. Lidiuus :)
    Empecemos, bueno, que esta super genialmentechachiguaay, me encanta, se que siempre te lo digo jajaja pero es la verdad :)
    Liam y Victoria son super monos, creo que estos dos van a llegar a ser algo, y que Liam va a cambiar a Victoria, va a dejar de ser una guarra, y se va a enamorar de Liam, es obvio, jajaja.
    Y bueno que puede decir de Alex y Harry son super monos, buua esque he muerto, si señor, ahi hay temaaa! Jajajaja
    Un beso enooorme y que sigas asi, te quieruu :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA OIHANAAAA
      JAJAJAJAJAJAJ Me encanta que te encantee ajjajajaja
      jajajaja me ha molado lo de "dejar de ser una guarra"
      ajjajaja
      un besooo
      te quierooooouu:)

      Eliminar