domingo, 4 de agosto de 2013

21. And let me kiss you.

- Asi que... Estás con Louis, ¿no?- preguntó Bianca, mordiéndose el labio, a su amiga, mientras jugaba con un boli con su mano derecha.

- Si... - dijo Alex feliz, sonriendo - Ayer me lo pidió.


- Me alegro, se os ve felices cuando estáis juntos - puede que a la chica le gustase el novio de su amiga pero se iba a alegrar por las buenaventuras de ella, fuesen del tipo que fuesen.


- Gracias, - se llevó una mano a la frente -pero tenías que ver el numerito que me montó Harry ayer.


- ¿Qué?


- Sí, llegué y... - Alex empezó a narrarle todo lo ocurrido, sin omitirse ningún detalle, ni si quiera la furia que transmitían los ojos de Harry cuando la gritó.


- Asi que a él le gustas, ¿definitivamente? - ella se encogió de hombros.


- No es algo claro, pero son mis sospechas.


- Y a ti...


- ¡No! - cortó Alex sabiendo por dónde iba su amiga - ¿No tuvimos esta conversación ayer?


- Fue parecida.


- Eso creía recordar yo.


- Pero...


- A ver qué vas a decir, sucia pelirroja, que te conozco - dijo Alex levantando un dedo frente a ella, conteniendo una sonrisa. Bianca también la contuvo.


- Lo que iba a decir, era, cómo última pregunta y ya está, es que qué sentiste cuando Harry estaba tan cerca tuyo ya sabes... Gritándote, poniéndote contra la pared, agarrándote las dos manos... - Alex rodó los ojos.


- Si claro, me puse cachonda y mojé las bragas, ¿no te fastidia?


- No, hablando en serio. - Alex suspiró, y recordó el momento de ayer.


- A ver... Sentí pena por él, por el tema de que yo estaba con Louis y tal... - Bianca la miró con el ceño fruncido - ¿Qué?


- Habrá algo más, ¿no? - Alex volvió a suspirar, más débilmente.


- Esto no lo digas, por favor - la otra asintió en plan diciéndola que sería una tumba - Pues cuando Harry estaba tan cerca, pues esto de que una se pone nerviosa por la cercanía...


- Lo sabía - dijo Bianca.


- Oh, cállate. - cortó - A ver, y como que por un momento se me pasó por la cabeza pensar en si hice bien saliendo con Louis, ¡pero solo fue un segundo, enserio!


- Bueno, eso le puede pasar a todas... Y antes de ayer... Lo de Harry y tú en el armario...


- ¿Qué pasa?


- ¿Íbais a besaros?


- Iba a besarme - corrigió Alex.


- ¿Y tú ibas a hacerlo? - ella abrió la boca para negarse pero se trabó.


- N... No lo sé. A ver, fue impulso - se puso las manos en la cabeza- ¿Es que has visto cómo esta el chico? - dijo abriendo mucho los ojos - Yo, como cualquier mujer, pues desvarío, y sí, casi le beso.


- ¿Y ayer no sentiste ese impulso otra vez de besarle? - Alex gruñó.


- Haces demasiadas preguntas, ¿eh? - dijo sonrojándose.


- Ay, Alex, tienes un problema.


- Que no, que yo quiero a Louis, de eso estoy segura. - dijo mientras entraba el profesor. 



Pero siempre, como ocurre en estos casos, cuando más seguro dice estar uno, es cuando menos claras están las cosas.




(...)




Cecilia giró la cabeza simplemente un segundo para mirar al rubio que tenía al lado. Estaba jugando con un cúter a rayar la mesa. ¿Quién coño se traía un cúter al instituto? Pues era obvio que Niall...

Hoy no había podido hablar con él, de momento, ya que el chico llegó tarde a la primera hora, y parece que ese día, el resto de profesores habían decidido llegar antes de tiempo a su clase, sin dejar ni un minuto de descanso a la clase.
Por lo tanto, ahí estaba Cecilia, en la clase de Literatura, la última antes del recreo, mirando como el subnormal de su nuevo amigo arañaba el pupitre mientras sacaba la lengua, casi juntándola con su nariz.

Niall sintió como una mirada se posaba sobre él. Giró la cabeza, encontrándose con los ojos celestes de Cecilia. Alzó la mano del cúter y la saludó silenciosamente. Ella sonrió y le devolvió el saludó. Niall se quedó pensando un momento. Agarró su cuaderno y escribió algo. Después se lo enseñó a ella, levantándolo unos centímetros de la mesa, que quedase visible.


"Aburrida, ¿no?"


Ella repitió el mismo proceso que él y escribió.


"Es obvio. Odio a esta señora" refiriéndose a la profesora de Literatura.


"Tiene pinta de no haber estado con un hombre en años." Ella sonrió.


"A lo mejor siente debilidad por los animales y solo se relaciona con gatos"


"Puede ser"


"Parecemos los del vídeo de Taylor Swift, You Belong With Me" Niall sonrió.


"Es ese en el que sale el chico que aparece en la película de Hannah Montana?"


"Niall, no creo que la hayas visto. A veces me asustas"


"Joe, Miley Cyrus está buena"


"Y no prefieres a Hannah Montana? Te van más las castañas que las rubias?" escribió ella indirectamente.


"Depende de la rubia"



Cecilia bajó la mirada, ruborizada. No sabía si ese comentario había sido por ella o no, pero se sintió halagada. 

De repente ambos se sobresaltaron ante el grito de la aburrida profesora, que mandaba callar a un compañero.
Niall y Cecilia dejaron los cuadernos sobre la mesa, cesando su conversación mediante mensajes en las hojas, no sin antes mirarse cómplices.



(...)




Alex se levantó nerviosa, y casi volando, salió de su aula. Sabía que Louis estaría fuera esperándola, como cada día. Y ese día tenía más ganas de verlo. En cuanto le vio, sonrió como una tonta y corrió hacia él. Él rápidamente la agarró de la cintura, y ella puso las manos en su cuello y se dieron un beso de saludo, no muy largo, pero intenso. Después se separaron, justamente para que Alex pudiera ver cómo Harry, detrás de ellos, ponía los ojos en blanco.



- Yo me he perdido algo - dijo Zayn saliendo con Bianca a su lado.


- Lo mismo digo - añadió Liam apareciendo.


- En resumen, que estáis juntos, ¿no? - dijo Niall, que era el que faltaba. Louis y Alex sonrieron y les empezaron a contar que fue ayer cuando empezaron a salir. 


- Pues yo me alegro por vosotros - habló Liam.


- Sí, ya era hora. - Niall se distrajo con algo, más bien con alguien que salía de clase. - Oye, ahora vuelvo - dijo el rubio antes de ausentarse. Todos comenzaron a caminar hacia su sitio de siempre, con Harry, callado, en la cabeza del grupo. Zayn se apartó un poco y cogió a Bianca del brazo, parándola.


- Bi - la llamó. Ella le miró - ¿Estás bien? Ya sabes por...


- Sí - sonrió lo mejor que pudo - Molesta, pero sé que son felices, y con eso me conformo. 


- Pero no quiero que lo pases mal.


-  Tranquilo, aún quedan muchos peces en el mar, ¿no? - él asintió divertido.


- Eres demasiado buena, ¿lo sabes? - ella se encogió de hombros. Zayn se acercó y le dio un beso en la frente.- Ya verás, este finde nos vamos por ahí y te consigo un titi con el que pasar una aventura.


- Zayn - dijo ella divertida - no soy como tú. - Zayn sonrió, negando con la cabeza - Y ahora, voy a ver si consigo alcanzar a Harry, que tengo que hablar con él.


- Vale. - Hizo amago de darse la vuelta, pero antes de eso, Zayn la cogió de nuevo del brazo y tiró, fundiéndose después en un abrazo, que ella supiera que él estaría ahí para lo que necesitase. Después, se separaron, se sonrieron y Bianca echó a correr, a tiempo para llegar a Harry, segundos antes de que se sentase.


- Harry.


- ¿Sí?


- Mmmm, ¿podemos hablar un momento?


- Claro - él miró a los demás, que habían escuchado todo, y después se fue con Bianca a una mesa libre cerca de la de ellos. - ¿Qué pasa? - preguntó cuando se sentaron.


- A ver, ¿qué es lo que pasa con Alex? - Harry frunció el ceño.


- ¿Cómo que qué pasa? No pasa nada. - ella le miró con obviedad.


- Ya sé que no hablo mucho, y que recientemente me he añadido al grupo, pero... Puedes confiar en mí, enserio. - él asintió.


- Pero... No sé exactamente lo que me preguntas.


- Ayer, cuando le gritaste a Alex... - él bajó la cabeza. Ya había pillado todo. - ¿Qué pasa con ella? Te gusta, ¿verdad? - Harry la miró fijamente. Sí, sabía que podía confiar en ella, algo en sus ojos se lo decía. Por lo que empezó a hablar, empezando por el primer momento que la vio, no en la foto que le enseñó su padre, sino de verdad. De cómo había empezado odiándola y acabó perdido en ella. Como cada mañana, cuando desayunaban, la miraba discretamente, como le fastidiaba gritarla, ser un imbécil con ella. Cómo se quedaba mirándola como un imbécil cuando ella y Robin, se ponían a ver películas que les gustaban en el salón, comentándoles, y Harry observándola desde la distancia. Varias veces dudó en irse a su cuarto y besarla de una vez por todas, saciando las ganas que tenía desde hace días. 



Pasaron nueve minutos, y Harry seguía hablando, y Bianca le escuchaba. Se sentí identificada con él. Bueno, ella no era bordé con Louis ni nada, pero sabía lo que se sentía cuando te importaba alguien más de lo necesario y no eras correspondido. Es más, era otra persona la que se llevaba todo el paquete, no ella. 



- Sabes que Alex sabe que estás interesado en ella, ¿no? - dijo la chica. Harry asintió mientras dejaba la mirada perdida. 


- Después de todo lo de estos días, lo raro es que no lo supiera. 


- ¿Y Louis...?


- Oh no, él no puede saber nada. ¿Cómo le sentaría que su mejor amigo estuviese por su novia? - rió sarcásticamente.


- Ya... - Harry desvió la mirada y la centró en esa chica que no salía de su cabeza últimamente. Estaba en la mesa, al lado de Louis. Zayn y Liam se reían de algo, no sabía el qué, y Alex también lo hacía. En ese momento Louis se acercó a ella , colocando sus labios en su cuello.


- ¡Es que mírales! - dijo apuntando con su mano - Podrían cortarse un poco.


- Bueno, son felices... - contestó Bianca tristemente. Harry oyó un suspiro por parte de la chica. Miró a la pareja de la mesa, y luego a Bianca, cómo bajaba las cejas y se mordía secretamente un labio.


- ¡A ti te gusta Louis! - dijo él. Bianca se sonrojó y le miró, frunciendo el ceño.


- ¿Q... Qué dices? ¿Louis? No, por favor.


- Bianca... 


- Vale, sí, me gusta.


- ¿Enserio? Nunca imaginé que tú...


- Ya... - comentó desanimada.


- ¿Y desde hace cuánto?


- Mmm, mucho tiempo.


- ¿Y por qué nunca le has dicho nada?


- Porque era obvio que no se fijaría en mí. Además, él está feliz con Alex, y ella es mi amiga, por no decir mi mejor amiga, asi que si ambos disfrutan y están contentos, yo lo estoy, es lo mejor. - los dos se quedaron en silencio, suspirando.


- Bueno, si sirve de consuelo - dijo Harry - si no me gustase Alex me gustarías tú. - Bianca le miró sonriendo.


- Pues a mi, si no me gustase Louis, a lo mejor puede que me gustases tú. - complementó.


- ¿Sólo "a lo mejor puede"? - dijo fingiendo hacerse el indignado. 


- Es que los rizos no son mucho mi estilo... - contestó ella sonriendo, y Harry le devolvió la sonrisa. Volvieron a quedarse en silencio, mirándose.


- Es como si estuviésemos metidos en un callejón sin salida, ¿verdad? - Bianca bajó la mirada y asintió, dándole la razón.




(...)




Niall anduvo detrás de ella, atravesando todo el patio. Se ocultó unos segundos en la lejanía, mientras ella compartía pocas palabras con Emily y Tania, después emprendió el camino. Vio como se paraba en la fuente de agua que había, y empezó a beber. Él se acercó sigilosamente y apoyó un bazo sobre la piedra fría de la fuente.

Ella, al ver los zapatos del chico, alzó la cabeza y le miró.


- ¿Vas a seguirme cada recreo? - preguntó poniendo los brazos en jarra.


- Suena tentador, pero no. - sonrió.


- Entonces...


- Hoy es el último día para hacer el trabajo. 


- Es verdad, que te vas a tu querida Irlanda.


- ¿Has viajado alguna vez a allí? - ella negó - Pues te gustaría. Hay mucho verde. ¿Recuerdas el prado medio bosque en el que estuvimos el miércoles? - 'cómo olvidarlo' pensó ella a la vez que afirmaba - Pues muchos como ese.


- Suena bien.


- Sí. Bueno, a lo que íbamos. Hay que hacer el trabajo.


- En mi casa ni de coña - expresó ella alzando las cejas - Que mi familia está y no quiero otro numerito como el de ayer - dijo recordando la charla que le echó su madre después de que Niall se fuera, diciéndola que no debía volver a ver a ese chico. Pero bueno, como sus padres sudaban de ella, pues Cecilia iba a hacer lo mismo, sudar de ellos y de lo que dijesen.


- Mi casa está libre, creo... - Niall pensó. A ver, sus padres siempre se quedaban hasta tarde trabajando pero... - Oh, no, Greg los viernes va al gimnasio más tarde.


- Bueno, a mi no me importa que esté. Si es como tú seguro que me cae bien - Niall sonrió.


- No, prefiero que no. Que si te ve empezará a burlarse de mí y hacer comentarios sobre que si eres mi novia, luego me avergonzará en la cena y cosas así. Y sinceramente prefiero evitar todo esa situación. Pero a las siete ya está libre.


- Entonces a las siete. 


- Sí, a las siete. - se quedaron en silencio.


- Oye Niall...- habló Cecilia mordiéndose el labio. - Que gracias por lo de ayer, por lo que dijiste antes de irte... Ya sabes... - se sacudió brevemente las puntas del pelo.


- Ah- hizo un gesto restándole importancia - solo decía la verdad. - ella se sonrojó.


- Bueno, simplemente era eso. - le sonrió. - Yo... Mmm... Ya me voy.


- ¿No vas a pasar el recreo conmigo?


- Contigo puede, con tus amigos no que...


- ...Te da vergüenza. - acabó la frase por ella.


- Eso. 


- Me incomoda tu vergüenza.


- Bueno, eso es problema mío. Y si no te importa, ahora me voy a ir que ya solo quedan diez minutos de recreo. - Niall asintió metiendo los labios para dentro. Cecilia se dio la vuelta, y caminó, pero no llegó a dar el tercer paso, pues Niall, inmediatamente puso en marcha la fuente y colocó una mano bajo el pitorro, presionando, de forma que un chorro de agua en modo aspersor salió disparado, calando la parte trasera del cuerpo de ella. Cecilia se encogió al sentir el frescor helado del líquido en su cuerpo, y se giró indignada. - Niall...


- James. - agregó él. Cecilia gruñó.


- Niall James Horan, te juro que... - no acabó la frase ya que el chico repitió el mismo proceso con el agua, mojando esta vez la parte delantera. Cecilia gimió por el frío y mientras Niall se reía, se lanzó sobre él, poniendo una mano en su cuello, justo apretando dos sitios que hacían que Niall se encogiera, flexionando las rodillas. - Te vas a cagar - dijo ella. Hizo que se agachara más y colocó su cabeza bajo el agua. Niall aprovechó esto para beber, e hinchó su boca, después se giró y le escupió el agua en al cara a ella. Cecilia chilló y se limpió la cara con las manos, maldiciendo - Que asco, que asco, que asco. - repetía con las contagiosas carcajadas del chico de fondo. Se acercó a la fuente, le dio al botón y se llenó la boca esta vez ella, y se preparó para hacer lo que había hecho Niall, pero justo él se giró, por lo que el agua le llegó a la nuca. - ¡Joder! - volvió a coger agua con la boca, pero esa vez, Niall puso una mano en sus labios, impidiendo que le llegase a la cara. Cecilia dejó deslizar el líquido poco a poco, mojando de agua tibia la mano de él.


- Eres demasiado lenta - diciendo esto, cogió a la chica al igual que una princesa, con un brazo por debajo de sus piernas, y otro en la espalda. Ella se movía, pero Niall la apretó contra él, y para qué mentirse, también es que Cecilia estaba demasiado cómoda. Niall la acercó a la fuente hasta casi ponerla debajo - Si haces los honores... ¿Podrías darle al botón? - pidió él. Cecilia lo hizo, pero antes de meterla, ella puso la mano, y chorros de agua salieron disparados, pero esta vez, no fue solo hacia Niall, sino que les cayeron a los dos. 



Y así siguieron durante varios minutos más, mojándose el uno al otro en aquel recreo que ninguno imaginó que acabaría así. Solo pararon cuando estuvieron lo suficientemente mojados como para necesitar echarse un vistazo y empezar a reírse. Cuando ya rondaba la carcajada número mil, Cecilia se percató de algo.



- Oye Niall, ¿no hay demasiado silencio? - él se enderezó y ambos miraron a su al rededor. Estaban solos, salvo por una clase en el campo de futbol, haciendo gimnasia. Se miraron con horror.


- ¿Has oído el timbre?


- No, ¿y tú? - él negó. Ambos abrieron mucho los ojos.


- ¡Llegamos tarde! - dijeron a la vez. Niall agarró la mano (mojada) de la chica y echaron a correr, desde aquella punta del patio, hasta su aula, en el cual seguramente la profesora ya habría anotado sus faltas. 



Cuando llegaron, casi resbalándose en algún que otro momento, suspiraron antes de llamar a la puerta. Oyeron cómo la maestra les permitía pasar, y abrieron la puerta, provocando que más de cuarenta ojos estuviesen clavados en ellos, varios murmullos, ciertas risas, y la mandíbula de la profesora desencajada. Niall sintió que tanto Liam, como Zayn, como Bianca y como Alex, se miraban entre ellos, compartiendo los mismos pensamientos.



- ¿¡P...Pero cómo...!?- dejó escapar la profesora al aire. Niall y Cecilia se adentraron un poco más en el aula.


- No es lo que parece - explicó el chico.  - Es que mira, ya sabe lo torpe que es la señorita Oughtwood, entonces iba caminando, y se tropezó. Entonces claro, la fuente del patio estaba un poco estropeada, y al tropezar, se apoyó sobre ella y la rompió - dijo con su más pura voz de niño bueno, mientras a la chica se le iban tornando las mejillas de un rojo sangre - Y empezó a salir agua a borbotones, y yo casualmente estaba por ahí, y también me mojé, porque claro, salía a presión y era casi imposible parar eso. Entonces, como estamos en épocas de sequía, tuvimos que ir lo más rápido posible a buscar al señor Tarnner - el conserje - para que la arreglase. Y creo que ya lo ha hecho, no sé. Por eso hemos llegado tarde, y bueno, así... - señaló sus cuerpos. La cara de la profesora era épica. 


- ¿E... Es cierto eso, señorita Oughtwood? - balbuceó. Cecilia se puso por delante de Niall.


- Claro, ¿por qué iba a mentir el señor Horan? - dijo con cierta dureza a la vez que pisaba el pie del chico. Este gruñó silenciosamente.


- Está... está bien - aún dudaba un poco - Sentáos. - ordenó - E intentar no... Mojar mucho. - ambos fueron hasta sus sitios.


- Tienes un morro que no te lo crees - dijo ella susurrando. Niall la miró y la sonrió.


- Por favor, un poco de silencio, señorita Oughtwood, que hay gente que quiere atender - contestó sarcásticamente con cierta chulería. Ella no tuvo más remedio que poner los ojos en blanco y callarse, tal y como le dijo ese rubio imbécil que la irritaba en algunas ocasiones, pero que le había sacado las mejores sonrisas de su vida.




(...)




Ya habían acabado las clases y como siempre, Zayn acompañaba a Bianca a su casa, y aquel día no iba a ser una excepción. Se habían despedido de todos, habían hablado de a qué hora tenían que estar en casa de Harry y Alex, ya que quedaban ahí, y se habían ido dispersando uno por uno.

Llevaban más de la mitad del camino recorrido y Zayn había notado que su amiga estaba un poco más apagada de lo normal.


- Estoy preocupado por ti, enserio. - dijo. Bianca despegó la mirada del suelo y la fijó en él.


- Estoy bien, de verdad.


- Cuando las chicas decías que estáis bien siempre es que estáis mal. - ella suspiró.


- Bien bien no estoy. Obviamente no es algo alegre eso de que el chico que te gusta salga con otra, pero es fácil de llevar.


- Bueno, es solo una etapa, creo.


- La cosa buena es que me ayudará a olvidarme de Louis. 


- Cierto. Pero aun así no quiero que llores ni nada eh.


- Yo no lloro, y sabes - se excusó ella. Zayn se paró delante de ella, con una ceja levantada, y con sus manos en los hombros de ella.


- ¿Que no lloras? - se rió. Fingió que lloraba y cambió la voz a más aguda - "Por favor, la pierna no, que se la van a romper, le va a matar, no por favor" - la imitó - Cuando vimos Karate Kid, ¿te acuerdas?


- ¡Yo no tengo esa voz! - dijo frustrada continuando su camino. Zayn se rió.


- Ay Bianca, admite que eres de lágrima fácil. 


- Solo con películas


- Hombre, lloraste con Cómo Entrenar A Tu Dragón, con En Busca de la Felicidad, con 12 En Casa, con Hombres de Honor, Brigada 49...


- Es que son películas muy tristes.


- En cambio yo no lloré.


- ¿Te acuerdas cuando vimos Freddy Krueger? Estuviste a punto de llorar.


- ¡Tengo un trauma con él! - ella se empezó a reír.


- 1...2... Freddy viene por ti... - empezó a cantar la canción de la película. Él la fulminó con la mirada, y Bianca, antes de nada, echó a correr hacia su casa, que ya se veía desde ahí. Zayn la perseguía, pero ella llegó antes, y como ya había sacado las llaves, abrió rápidamente y se metió. Al segundo de estar dentro, su teléfono sonó. - ¿Sí? - dijo ella sin haber visto quién era.


- Te voy a matar, no sé cuando, pero lo haré, algún día - dijo Zayn al otro lado.


- Yo también te quiero - contestó riendo a la vez que el chico colgaba la llamada.




(...)




- Bueno, ya sabes que hoy Sophie duerme fuera. Tienes comida en la nevera, también bebidas y todo lo que necesitas - dijo Grace colocándose el bolso. Alex sujetaba la puerta abierta, mientras Robin estaba fuera, apoyado en el coche, esperando a su prometida.- No la liéis mucho. No quiero volver y encontrarme con algo estilo Project X.


- Que si... - dijo su sobrina - Ahora vete que vais a llegar tarde a vuestra cena.


- Ya voy. Y no os paséis con el alcohol, que ya sé que es inevitable que bebáis, pero con calma. - Alex sonrió.


- Tranquila...


- Y también tienes preservativos en mi mesilla.


- ¡Tía! Por Dios... - se llevó una mano a la frente, negando con la cabeza, mientras Grace se reía.


- Es broma...  Bueno, ya me voy. - se acercó a la chica y le dio un beso en la mejilla - ¡Adios Harry! - gritó.


- ¡Adiós madre! - gritó el otro divertido desde el salón. Grace suspiró.


- Le he dicho mil veces que no me llame así, que es como si estuviéramos en el siglo pasado. - Miró a Alex. - Adiós - se dio la vuelta pero antes de salir se giró de nuevo - Aún así no mires mi mesilla eh... Que hay cosas... privadas. - Alex se rió.


- Vale, vale, ahora vete. - Grace abandonó la casa. Alex cerró la puerta y fue hacia el salón, donde Harry estaba viendo Friends. Se dejó caer en el sofá, suspirando, un poco alejada del chico. - ¿Qué hora es? - preguntó.


- Las siete y treinta y ocho - contestó Harry sin una pequeña pizca de ganas. Habían quedado en que sus amigos se pasaban por ahí sobre las ocho, ocho y cuarto. 


- Gracias. - Después de ese momento, ni Harry ni Alex volvieron a hablar, mucho menos a mirarse. La verdad es que era un momento incómodo, o al menos así lo sentía Alex. Pasado un buen rato, la chica abrió la boca para hablar. - Harr... - no acabó ya que llamaron al timbre. Soltó aire - Abro yo. - se levantó de forma pesada del asiento y fue a la entrada. Abrió la puerta y sonrió al ver a la persona que estaba tras ella.


- Hola Alexander.


- Hola Louisa. - Louis se acercó a ella velozmente y la besó con ganas, mientras cerraba la puerta con el pie. Alex correspondió a sus necesidades. Louis la juntó más a su cuerpo, colando una mano por debajo de su camiseta y acariciando el eje de la espalda. Se besaban rápido y sin remordimientos, de forma ruda. - Con calma tigretón - dijo ella sonriendo cuando se separaron para coger aire. Louis hizo caso omiso y volvió a besarla, solo que esta vez la pegó contra la pared. Alex jadeó por la presión que ejercía el cuerpo del chico. Ascendió sus manos hasta el pelo castaño de Louis, pero su momento intenso se vio interrumpido por un carraspeo. Ambos se separaron y miraron.


- ¡Harry! - dijo Louis. Se acercó a él y se dieron ese choque de tíos que siempre se dan los chicos. - Siento la... Escenita - se sonrojó - Entiendes... Las ganas...


- Sí, entiendo perfectamente - comentó Harry fijando la mirada en Alex, quien le fulminó con los ojos.


- Louis, ven conmigo a la cocina, ayudame a ir sacando cosas - le cogió de la mano y tiró de él sin darle oportunidad a responder. Cuando pasó al lado de Harry, ella pegó un empujón "involuntario" - perdón - se disculpó falsamente. 



Empezaron a pasar los minutos, y la primera en llegar fue Victoria, a la que todos saludaron alegremente, ya que hacía tiempo que no la veían. Ella ya sabía lo de Alex y Louis, puesto que su prima se lo contó horas antes mediante una llamada, en la cual también le dijo que esa tarde fuese a su casa y tal. Después llegó Bianca, sin Zayn, lo que les extrañó a todos, pero ella dijo que ya vendría, que llegaría un poco más tarde. Y al cabo de dos minutos, volvió a sonar el timbre. Esta vez fue Victoria la que se levantó, y caminó a la entrada para abrir.



- ¿Qué haces aquí? - espetó fríamente al abrir.


- Pues supongo que lo mismo que tú - contestó Liam - estar con mis amigos.  - ella gruñó pero le dejó pasar, encaminándose al salón, donde los demás hablaban. Todos saludaron al chico cuando llegó.


- Bueno, los demás ya llegarán, - dijo Alex - que Zayn vendrá tarde y Niall... Pues no sé qué está haciendo...




(...)




- ¡Por fin! - expreso Niall soltando aire. Llevaban una hora haciendo aquel trabajo, y habían acordado que nada de guitarras, ni saltar en la cama, ni motos, ni mucho menos dormirse. Lo que sea para acabar aquel dichoso trabajo que tanto tiempo les llevaba. Lo bueno era que sacarían un diez seguro. Cecilia también suspiró tranquila y se echó hacia atrás en la silla.


- No me puedo creer que lo hayamos acabado. Le hemos dedicado cuatro días. - descansaron durante cinco minutos más, hasta que Niall miró su reloj.


- Mierda... - dijo el chico al comprobar que eran las ocho y veinte. Se había olvidado de lo de casa de Alex.


- ¿Qué pasa? - Preguntó ella. Niall empezó a recoger las cosas y ella le ayudó.


- Nada, que hemos quedado todos en casa de Alex y llego tarde, pero da igual.


- Ah.


- ¿Tú hoy haces algo?


- Que va. No me apetecía quedar con Tania y Emily.


- ¿Y eso?


- No sé, creo que se iban a un sitio a conocer a unos amigos de unos amigos, pero a mi no me interesaba, la verdad. - se quedaron callados mientras guardaban las cosas.


- Oye...


- ¿Sí?


- Si no tienes nada que hacer... Puedes...


- Oh no, Niall.


- Sí, vente. Te lo pasarás bien.


- Que no, que voy a molestar. 


- No seas tonta. Irás conmigo y a todo el mundo le parecerá bien.


- Que no... - ella seguía en sus mismas cuando acabaron y dejaron la mesa del comedor limpia.


- Mira - Niall se puso en frente de ella y la miró fijamente - Si cuando llegues a casa te arrepientes de haber ido y admites que te lo has pasado mal, te dejaré mi guitarra durante cuatro días enteros. - ella se quedó pensando. La verdad es que no tenía nada que perder, y sino, ganaría la cosa más preciada de él durante unos días.


- Una semana - le pidió ella. Niall tensó la mandíbula.


- Bueno, vale. Una semana.


- Y espera, si no me acabo arrepintiendo, ¿tú que ganas?


- Pues pasar un buen rato con mis mejores amigos y contigo. - ella sonrió.


- Entonces vale.



Se demoraron unos minutos más, ya que Niall tuvo que ir al baño y coger algo de abrigo. Después, salieron de casa. 

Ya había oscurecido un poco, y la luna se veía baja. Ambos caminaban hacia la casa de los anfitriones, Alex y Harry, que estaba a unos diez minutos andando.
Durante todo el camino, Niall le fue poniendo un poco al día de cómo estaban las cosas. Habló sobre todo de Victoria y de Liam, contando lo que les había pasado (de las cosas que sabía Niall, porque él no sabía lo de que se habían acostado). También mencionó que entre Alex y Harry hay un poco de bronca, no sabía la verdadera razón, pero que mejor no meter el dedo en la herida entre ellos. Y por último habló sobre Louis y Alex, que habían empezado a salir ayer.
Cecilia escuchaba con atención lo que le decía el chico.
Mentiría si dijera que no estaba nerviosa, pues sí que lo estaba.
¿Y si no al aceptaban? ¿Y si pasaban de ella?
Su intranquilidad aumentó cuando se pararon enfrente de una casa y comenzaron a andar hacia la puerta. Niall llamó y esperaron unos segundos, hasta que Alex abrió la puerta.


- ¡Rubio! - gritó al verle, y le dio un abrazo.


- Hola Lex Luthor. - se separaron y Alex miró a la chica que estaba detrás de él.


- Anda Cecilia - dijo con sorpresa.


- Hola Alex - saludó tímida.


- Te he traído un regalito, ¿se puede quedar?


- ¡Claro! Venga, entra - la anfitriona le pasó un brazo por los hombros a Cecilia y la introdujo en la casa. - Chicos, mirad quien ha venido - dijo llegando al salón. Todos se quedaron en silencio al ver a la chica rubia, pero reaccionaron rápidamente y empezaron a saludarla, además, Victoria y ella se presentaron ya que no se habían conocido antes. Todos se sentaron y empezaron a hablar, no de algo en especial, sino de lo que se les venía a la cabeza. Y a los ocho minutos y trece segundos transcurridos, fue Zayn el que llegó, al cual Harry abrió la puerta.


- Lo siento, - se disculpó el moreno sentándose - me crucé con una chica increíble, y ya sabéis, no puedo desperdiciar oportunidades así - todos rieron.


- Eres como un conejo en épocas de apareamiento - dijo Bianca mirándole.


- Que sepas que aún sigo con el plan de matarte.


- Llamaré a Freddy para que te mate a ti primero - le regaló una sonrisa exagerada. Zayn la miró entrecerrando los ojos y se sentó en el suelo, al lado de Cecilia, con Bianca al otro lado. Giró la cabeza hacia ella, frunciendo el ceño. 


- ¡Hostia, Cecilia! - le dio dos besos mientras ella le respondía el saludo tímidamente.



Y a partir de ahí empezaron a  hablar entre ellos, comentando cualquier cosa. Reían, hablaban, reían y hablaban. Se lo estaban pasando bien, a pesar de que tanto entre Harry y Alex como Liam y Victoria hubiese una barrera. Cecilia por su parte estaba más callada que el resto, pues aún la vergüenza estaba en ella, pero aun así sentía como la incorporaban en todas las conversaciones. 

Pero lo mejor de todo era que de vez en cuando, Niall, quien estaba a su lado, le apretaba suavemente la rodilla, como para que ella supiera que estaba ahí.


- Podríamos jugar a algo - sugirió Victoria en un momento en el que la conversación estaba baja. Todos asintieron.


- A... Verdad o Atrevimiento - dijo Cecilia mordiéndose el labio, casi más en una pregunta que en una oración enunciativa.


- ¡Sí! - dijo Alex - Y espera que sacó a mis amigas - se puso de pie y fue hacia la cocina.


- ¿A que lo de amigas a sonado a tetas? - le susurró Zayn a Bianca en el oído.


- Cerdo - dijo ella dándole un golpe en el brazo mientras él sonreía. Al minuto, Alex volvió con una bandeja, y en ella nueve vasos de chupitos y dos botellas de vodka, más una botella de plástico vacía, que serviría como el factor que elegirá a la persona. Los que estaban en los sofás sentados se bajaron y se sentaron en el suelo, y los que estaban abajo se movieron para hacer hueco para ellos, formando entre todos un circulo, con este orden: Louis, Alex, Liam, Zayn, Cecilia, Victoria, Bianca, Harry y Niall, que quedaba al lado del primero.


- Vale - dijo Alex - Todos beberemos medio vaso de chupito después de cada ronda. - cada uno asintió, Louis empezó a repartir los vasos y llenó hasta la mitad cada uno. Después, empezaron a jugar.



Las primeras cuatro rondas se podía decir que fueron un poco "vainilla", refiriéndose a que no eran sobre temas subiditos de tono, ni besos, ni nada.

Le tocó primero a Zayn, luego a Alex, después de nuevo a Zayn, y después a Louis. Todos eligieron atrevimiento, ya que parece que lo de verdad no les iba. Y fueron pruebas del estilo de: chúpate la planta del pie, cómete una pimienta cayena, o una cucharada de canela en polvo, o a ver cuantas galletas María le cabían a uno en la boca.
Después de esta última, Niall, mientras llenaba los vasos, habló.


- Venga, vamos a subir un poco más el nivel. Y a ver si alguien dice verdad. - Bianca agarró la botella de plástico y la hizo girar, apuntando justamente a Victoria.


- Pues yo elijo verdad - dijo ella. Aunque cierto era que eligió esto ya que a saber lo que le ponían de atrevimiento.


- Uf... ¿Qué le preguntamos...? - dijo Zayn.


- Ya está - habló Liam, mirándola fijamente. Victoria tragó saliva. Joder... A ver lo que se le había ocurrido al chico. Las manos le empezaron a sudar, y en su interior estaba histérica. Liam la miraba como si pudiese atravesarla con los ojos, y en cierto modo, eso la incomodaba - A ver, tú eres de las que con los chicos vas de aquí-te-pillo-aquí-te-mato. Entonces, yo me preguntaba si alguna vez ... - Victoria se mordió las mejillas por dentro, sabiendo ya lo que le iba a preguntar - te has interesado más por algún chico, de forma que te planteaste no olvidarte de él. - las palabras de Liam eran como cuchillos en los oídos de ella.


- Tío, yo tenía una mejor - dijo Louis - Iba a preguntarle si se había llegado a intimar con alguien de su mismo sexo. - Victoria seguía atenta a Liam. Suspiró antes de contestar.


- La verdad es que una vez me interesó un chico, al que le gustaban las mismas cosas que a mí, pero no podía quedarme con él porque era lo mejor. Yo no sé llevar una relación. Además, con el tiempo descubrí que ese chico se había vuelto insoportable y ciertamente acosador. - Liam bajó la mirada. Había tenido su respuesta. Sí, se interesó por él. Pero eso daba igual porque no quiso arriesgarse. Dejó que el miedo la arrastrase. - Y no Louis, no he llegado a intimar con una chica. - contestó ella mirándole divertida.


- ¿Soy la única a la que le ha parecido una pregunta rara? - dijo Alex


- Bueno, ya sabéis que tengo mis puntos peculiares - se excusó Liam. Niall volvió a llenar los vasos, acabando la primera botella, por lo que la cantidad fue un poco menor para que diese para todos. Esta vez fue Cecilia la que giró la botella, y le tocó a Bianca.


- Yo también elijo verdad - dijo ella. Todos se quedaron pensando.


- Oh... - dijo Niall al cabo de unos segundos - Ya sé. Algo que siempre me he preguntado: ¿quién te gusta? - Bianca se quedó callada, poniéndose pálida durante un instante. Miró a Zayn y después a Harry, los únicos que sabían la verdad, y estos tenían los ojos puestos en ella, muy atentos.


- N...Nadie - balbuceó casi en un hilo de voz.


- Mentira, siempre ahí alguien - dijo Niall - Venga, di quién es. La chica volvió a mirar a los dos chicos, discretamente, pidiendo ayuda, ¿pero qué es lo que podían hacer? Bianca agachó la cabeza. No iba a decir la verdad, no. No podía hacerle eso a su amiga, que por una vez que tenía, no debía fastidiarla. Por lo que dijo lo primero sensato que se le pasó por la mente.


- Me gusta Harry... - el silencio reinó en la sala. Todos un tanto confusos por esto, aunque solo dos personas entendieron de verdad la situación.


- ¡Lo sabía! - dijo Louis rompiendo la ausencia de habla. Bianca alzó la mirada y se encontró con los ajos muy abiertos de Alex. En ellos había sorpresa, pero sorbe todo culpabilidad. Y es que ahora Alex entendía por qué Bianca le hacía tantas preguntas de si ella sentía algo por Harry, y cosas así.


- Pues te lo tenías muy bien callado... - dijo su amiga, sin evitar sentirse una pizca de molesta.


- Sí - dijo Zayn dando con la mano un suave golpe en la rodilla de la pelirroja - Es que es muy discreta. Bueno, pasemos al siguiente. - Bianca le dio las gracias con la mirada a este, y de la misma forma le pidió perdón a Harry por lo que había dicho. Los pequeños vasos volvieron a ser llenados, y la botella volvió a ser girada, apuntando esta vez a Cecilia.


- Uf... Yo... Atrevimiento - escogió. Niall la miró sonriendo. Estaba feliz de que se hubiese integrado bien, pero sobretodo estaba feliz de saber que no iba a tener que separarse de su amada guitarra durante una semana.


- Besa a la persona que más te apetezca besar en estos momentos. - dejó caer rápidamente Alex - Y morreo, eh.


- Y no valen chicas - dijo Victoria - que más de una lo haría. - Cecilia respiró con brusquedad durante dos segundos. Se pasó las manos por la cara. Mierda... Ella siempre tenía las situaciones bajo control... ¿¡Qué le pasaba en ese día!? Mientras, los demás miraban a una persona en concreto, salvo Niall, que miró a Harry, pensando que este sería el que se llevaría el beso, porque a lo mejor a Cecilia le quedaba algo de sentimiento. Aunque también pensó que después de la confesión de Bianca, no tendría mala leche y cogería al del pelo rizado, por lo que estaba un poco en duda. 


'Venga Cecilia, que ni que fuera tu primer beso. Échale narices' pensó.


Finalmente, empezó a gatear hacia su objetivo, plantándose delante de él, ahora de rodillas. Los nervios de antes de llegar parecían algo muy pequeño comparado con lo que sentía en ese momento. Se mordió el labio antes de actuar.



- Venga, vamos a darnos un beso de la hostia para que se entretengan un poco, ¿vale? - dijo Niall con una sonrisa tan bajo que solo lo pudo oír ella. Él colocó una mano en la nuca de la chica, y otra en su mejilla. Y sorprendiéndola, se lanzó antes de que ella lo pudiera hacer, pareciendo que al que habían puesto la prueba era a Niall, y no a ella. Cecilia apoyó las manos en el pecho del chico y comenzaron, como Niall dijo, un beso de la hostia. Y cierto era que quizás no había mejores palabras para describirlo, pues en la opinión de Cecilia, era el mejor beso que le habían dado. No solo por cómo se realizaba el beso en sí, sino también por las descargas eléctricas que ahora surgían en su cuerpo cada vez que Niall acariciaba los labios de ella con los suyos, cada vez que se investigaban el uno al otro, cada vez que él presionaba suavemente su nuca para sentirla un poco más cerca, haciendo que el interior de Cecilia pareciese un zoológico en plena manifestación y con los animales puestos en libertad.


- Ya vale, ya vale, que os vais a dejar secos - se oyó decir a Alex. Ambos se separaron sonrojados, (y un tanto sofocados) y se sonrieron.


- Vaya, a eso lo llamo yo un beso en condiciones, y lo demás son tonterías - dijo Bianca.


- Yo creo que en ese beso no solo ha habido lenguas, saliva y labios, eh, sin algo más. - dejó caer Victoria.


- Anda, callaos - dijo Niall a la vez que tanto él como Cecilai se reían por lo bajo. Niall depositó un beso en la frente de ella, antes de que Cecilia, más feliz que nunca, volviese a su sitio. - Venga, seguimos. - todos bebieron y Niall volvió a rellenar los vasos. Y Liam hizo rodar la botella esta vez, cayendo hacia Niall.


- Vaya, que coincidencia - dijo Louis divertido.


- Verdad - dijo Niall rodando los ojos.


- ¿Cecilia besa bien? - preguntó Louis rápidamente.


- Em... - Niall se pasó una manos por el pelo - Pues sí...


- ¿Entonces te ha gustado el beso?


- Mmm... Claro.


- ¿Lo repetirías de nuevo? 


- Pues no sé... Puede. - a Niall se le escapaba esa sonrisa tonta.


- ¿Te excitaste con el beso?


- ¿Qué clase de pregunta es esa?


- ¿Te acostarías con Cecilia?


- Creía que solo se podía hacer una pregunta por ronda, no cinco - contestó más rojo que nunca.


- Uy, mírale - le dijo Louis a Cecilia - Se ha puesto rojo, eso es que quiere copular contigo. - Cecilia bajó la mirada, vergonzosa, mientras los demás reían.


- Ay pobres, déjales - expresó Alex dándole un beso en la mejilla a su novio - Continuemos. - el mismo proceso que se hacía entre cada ronda se llevó a cabo, y tras beber, mucho más animados todos que al principio, se eligió al siguiente, que fue Harry, quien eligió verdad.


- Ya tengo una para ti - dijo Louis.


- Miedo me das - contestó su amigo. El otro sonrió.


- Bésate con Bianca.  - Lo único que se oyó después de ese momento fue cómo Alex empezó a toser. Es como si en ese momento le hubiese dado un chungo y se hubiese atragantado con su propia saliva, o algo así. Pero reaccionó de esa forma al oír a su novio sugerir esa prueba, y en ese momento deseó que Louis fuese mudo. Y no era el único, pues Bianca en ese momento quería que la tierra la tragase. Ahora se arrepentía de haber elegido verdad en un principio.


- ¿Q...que... la bese? - dijo confundido Harry.


- Sí, total, le darías una alegría a ella, vamos, tu no te opondrías, creo yo, ¿no? - le dijo a Bianca.


- Eh... No, no no. - dijo intentando sonar lo más real posible.


- Pues entonces ya está. Es solo un beso, ¿no? No tiene por qué ser tan salvaje como el de Cecilia y el rubio - los susodichos se ruborizaron - Pero sí un beso bien.


- Ya... -dijo Harry. Ese miró a su izquierda, hacia la pelirroja. Ambos se transmitieron el mismo sentimiento con la mirada. Ay Dios... En lo que se habían metido. Y bajo la atenta mirada de todos, sobretodo de cierta chica en especial, empezaron a acercarse.



Total, solo es un beso, ¿no?



--------------------------------------------------------------------------------



Eeeey pequeños hobbits!

Pues aquí estoy, con otro laaaaaaaargo capítulo que creo yo que tiene de todo, ¿no?
Debo admitir que mis partes favoritas son las de Ciall
Aunque también hay otras que asdfghjkl
y a la pobre Bianca... Lo que le ha caido encima.
Bueno, he pensado que a lo mejor empiezo a hacer los capitulos un pelin mas cortos, para poder subir más a menudo, y dejarlos en plan justo en el puntillo de intriga en el que una se tira de los pelos ya que quiere seguir leyendo pero resulta que el capítulo se ha acabado
Aunque el de hoy también ha dejado todo en un punto importante eeeh
Bueno, y ezo eeezzzz todo
Miento, no todo todo.
Mirad, quiero que antes de nada valoreis esta foto:


PERO LIAM DE MI ALMA, BESTIA PARDA, HERCULES DE MI CORASSSON.
QUÉ TE HA PASADO EN EL BRAZO CIELO MIO?
AY PAYO LIMON, MENUDO BRAZO JODER, QUE CON ESO MATAS CABRAS, OMG, QUE LE HA PASADO A TU CUERPO SO BESTIA INMUNDA CON COMPLEJO DE CHRISTIAN GREY Y DE CHANNING TATUM


es que habeis visto? joder, que eso desvirga con solo mirar, y encima la vena que asoma por ahí, ay jope

Bueno, después de este... sofocante, sulfurador momento, me despido
Un besooo:)

6 comentarios:

  1. Ay que monos son Niall y Cecilia de verdad, y la chica esa al principio me caía fatal. Mi 'debilidad' es Louis pero esta vez me gustaría más que Alex estuviese con Harry, la verdad. Y Bianca... Pobrecilla. Bueno, me ha encantado, quiero saber que pasa pronto. Siguiente :) <3 xxx,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaa, a todo el mundo le caía mal
      Un besoo:)

      Eliminar
  2. Ciall, más adorables y no nacen, ahora, vaya ideas tiene el latigable ;) Jajajaja aprovecha cualquier momento para... Bueno... Cambiando de tema, menudaa en la que se a metido Bianca! Y no soporto la relacion de Louis y Alex, y mira que Louis es una de mis debilidades, pero es que Alex tiene que estar con Harry, aunque supongo que eso es lo que hace interesante esta novela.... Que no pasa lo que tendría que pasar.... Ahora más te vale que al final Harry y Alex acaben juntos.. Que si no montaré en cólera!
    Lo dicho. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajja Hombre, Niall es un chico, y los chicos pues aprovechan siempre
      Pero a lomjeor Harry y Alex no estan hechos para estar juntooooos ajajajajaja
      Un besooo:)

      Eliminar
  3. Lo siento, lo siento, lo siento, lo siento, por no comentar pero esque he estado de viaje y no lo he podido ver hasta ahora...
    Bueno vayamos con los capitulos...ME ENCANTAAAAAAN!!
    A ver si arreglan las cosas Liam y victoria! Que mira que son cabezotas!!
    Y Niall y Cecilia mas monos no puden ser...:3 esque son tan ASDFGHJKL Jajajajaja
    Me da penita de Bianca... Yo prefiero que ella este con Louis, y en vaya lío se ha metido ahora!
    Y buenoooo, que hacemos con el triangulo amoroso Harry-Alex-Louis ? Vaya 3! Pero bueno, ya te las arreglaras para que estén los 3 felicess ( aunque preferiría que Alex este con Harry Ehh)
    Nada mas por hoy y lo siento de nuevo :(
    Un besitoo grande de Marii :))
    PD: como nos pone la foto que has puesto deLiam hija! Esta pa'comerselo! Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARIIII!
      No pasa nadaaaaa disfruta de viaje hombreee
      Ya veras lo que apsa entre Lictoria
      A mi también me da pena... pobrecitaaa
      Un besoo!

      Eliminar